Cierre Patronal ¿Qué es? ¿Cómo funciona?

Si bien existe cierre por huelga de trabajadores, el cierre patronal ha sido cuestionado. Algunos lo han considerado una garantía frente a los trabajadores.

Actualmente los trabajadores tienen amplias protecciones sindicales, haciéndoles prácticamente invulnerables. Surge la interrogante entonces, ¿Cómo pueden los patronos, protegerse de los trabajadores que realicen ataques a su persona o empresa?

En este artículo nos encargaremos de responder estas interrogantes y mostrarte todo lo que representa este cierre como medida jurídica.

El cierre patronal

Al hablar de esta clase de cierre debemos tomar en cuenta dos cosas fundamentalmente:

  • Se trata de una medida excepcional de protección.
  • Es una medida temporal.

Como su nombre lo indica, estamos ante esta medida cuando el patrono resuelve unilateralmente. Cerrar el centro o lugar de trabajo, imposibilitando a los trabajadores realizar las diferentes actividades laborales que desempeñaban en la empresa.

Este cierre tiene como finalidad esencial:

Imponer a los trabajadores condiciones que hagan cesar las acciones o que se modifiquen las circunstancias amenazantes. ¿De qué? Daños personales al patrono y demás trabajadores, o daños materiales a los bienes de la empresa.

Tipos de cierre patronal

En la práctica y a fines de nuestro estudio se han diferenciado tipos de cuatro tipos (modalidades) de este cierre. Sin embargo, solo el cierre de tipo defensivo se considera válido según lo establecido en nuestro ordenamiento jurídico.

Tomando esta serie de consideraciones como premisas, procedemos a la explicación de los tipos de cierre patronal:

Cierre defensivo

Este cierre  se denomina defensivo cuando el patrono decide usarlo como una respuesta a una huelga. O según sea el caso, para contrarrestar cualquier otro medio de presión por parte de los trabajadores.

Los patronos para recurrir a este cierre alegan fuerza mayor, usándose para protegerse de:

  • Un peligro inminente o daño a la empresa o las personas de la empresa.
  • Causas que no permitan o imposibiliten el curso normal de la producción de la empresa.

abogade_cierre_patronal_defensivo

Cierre ofensivo

El cierre ofensivo se usa como medio para impedir una huelga. Debe considerarse ilegal e inaceptable según lo que establece la ley debido a que representa una violación al derecho de huelga. Con el cierre ofensivo el patrono espera o procura:

  • Hacer presión para ponerle fin a la huelga.
  • Generar sanciones a los huelguistas.

Cierre de solidaridad

Es cuando un empresario en solidaridad con otro se ponen de acuerdo para realizar el cierre patronal frente a sus trabajadores. Mayormente se encuentran vinculados al mismo sector empresarial. Se valen de la presión que ejerce otro empresario sobre sus propios trabajadores, el poder público y la opinión pública.

Cierre político

Como su nombre lo indica, el actuar de este tipo de cierre patronal va dirigido en contra del poder político. Usando la imposibilidad de los trabajadores a trabajar y a percibir ingresos, como forma de presión social.

abogade_cierre_patronal_requisitos

 

Requisitos del cierre patronal

  • Existencia de huelga o de otra modalidad colectiva que genere irregularidades notables en el trabajo.

En concurrencia con:

  • Existencia de un peligro cierto, grave y notorio, no basta con la simple sospecha de violencia contra las personas o de presuntos e infundados daños en contra de los bienes de la empresa.
  • Ocupación ilegal del centro de trabajo o cualquiera de sus dependencias.
  • Peligro cierto que se produzca la ocupación ilegal del centro de trabajo o de cualquiera de sus dependencias.
  • La inasistencia o irregularidades de trabajo que afecten a la producción de la empresa.

Procedimiento

Para solicitar la realización de un cierre patronal, no es necesario solicitar una autorización administrativa previa. Solo basta que el patrono que lo hiciere notifique a la autoridad laboral competente dentro de las 12 horas siguientes a una vez efectuado el cierre.

Que el patrono notifique a la autoridad laboral el cierre, no quiere decir que ya este deba considerarse como lícito.

Dicha notificación permite a la autoridad evaluar la situación del cierre para determinar si es necesario ordenar la reapertura del centro de trabajo; todo esto motivado en:

  • Que no hubieran causas que justifiquen el cierre.
  • Que hayan desaparecido las causas que justificaban el cierre.

Duración

La duración, a diferencia de la inicialización del cierre  no dependerá  de la voluntad del patrono. Más bien, durará hasta que cesen las causas que motivaron al mismo. Es decir, el empresario no podrá bajo ninguna circunstancia seguir con el cierre del centro de trabajo si ya hubiesen dejado de existir las actividades o irregularidades que generaron dicho cierre.

El patrono podrá por iniciativa propia, abrir nuevamente la empresa. También se podrá abrir por iniciativa de los trabajadores o de la autoridad laboral.

El patrono que no obedezca la orden administrativa de reapertura, de manera que si no lo hiciere y se negare a cumplir estaría incurriendo en sanciones graves en materia de relaciones laborales.

Impugnación

En el caso de que los trabajadores afectados consideren que no hay causas suficientes que lo justifiquen, podrán, ellos mismos o mediante sus representantes impugnar el cierre patronal ante la jurisdicción social.

Como respuesta a esto, el patrono podrá atacar a la decisión de la autoridad laboral que ordene la reapertura. Deberá ser ante la jurisdicción contencioso administrativa, alegando que si existen causas justificativas suficientes.

abogade_cierre_patronal_limitaciones

Efectos del cierre patronal

Si el cierre es legal

  • Suspensión de los contratos de trabajo: Los trabajadores no tendrán derecho a salario. Además, los huelguistas tanto como los no huelguistas quedan imposibilitados de acudir al puesto de trabajo.
  • Salvo que el trabajador incurriere o cometa una falta laboral, no puede ser sancionado durante el cierre.
  • En la situación de Alta en la Seguridad Social especial: la obligación de cotizar por parte del patrono y el trabajador queda suspendida durante el cierre patronal.
  • Ausencias de derechos: A la protección por desempleo mientras dure el cierre. A la protección por incapacidad temporal originada durante el cierre.
  • No se pierde el derecho a la asistencia sanitaria.

Si el cierre es ilegal

  • Posibles sanciones: Multas por la autoridad laboral.
  • Derecho a los salarios dejados de percibir: Los trabajadores tienen derecho al salario dejado de percibir por el trabajo que se le imposibilitó hacer.
  • Prestaciones por incapacidad temporal.
  • Alta real en la Seguridad Social.
  • Cotizaciones por el periodo de cierre.

 

Limitaciones del cierre patronal

El cierre patronal no puede utilizarse, como forma de defensa para obstaculizar el derecho a huelga o para impedir el mismo; toda vez que se utilice en este sentido se le considerará ilícito.

No es un arma destinada a combatir el derecho de huelga que tienen los trabajadores. Más bien es una forma de protección de la integridad física personal y de las cosas propiedad de la empresa.

Solo cuando el patrono utilice el cierre como forma de restablecer el orden dentro de la empresa y asegurar un equilibrio dentro de la misma cumpliendo con los requisitos necesarios que establece la ley, se le considerará un cierre patronal valido y respaldado por la ley.