Menu
×

Category Archives: Derecho Civil

10 meses ago Derecho Civil

¿Qué es la responsabilidad mancomunada?

Una responsabilidad mancomunada o conjunta es un tipo de obligación jurídica en la que participan varios acreedores o varios deudores.

Los deudores o acreedores que participan en esta obligación no tienen relación entre sí, sino que son participantes individuales de la misma instancia.

Por lo tanto, un deudor no tiene la responsabilidad de responder por toda la obligación, sino solamente, por la parte que le corresponde.

Por ejemplo:

Un préstamo solicitado a un banco por un grupo de socios para el inicio de una actividad empresarial. Se realiza de forma que la obligación de pago sea mancomunada entre ellos.

El banco, en caso de impago, deberá reclamar a cada socio la parte de deuda que le corresponda.

Cada socio no responde por la totalidad de la deuda.

La responsabilidad mancomunada está contemplada en el Código Civil Español, libro cuarto, capítulo III, artículoes 1137, 1138 y 1139.

Siempre rige por defecto el régimen mancomunado, por lo que si en la ley o contrato que determine la obligación no se especifica expresamente que se trate de una obligación solidaria, corresponderá el régimen mancomunado.

Diferencia entre responsabilidad mancomunada y solidaria

Como acabamos de ver, la responsabilidad mancomunada es el régimen general para las obligaciones en las que existen varios acreedores o varios deudores, por lo que se presumirán las deudas o beneficios mancomunados.

Igualmente, y salvo que se establezca algo distinto en la Ley o contrato, ésta se presumirá dividida en tantas partes iguales como acreedores o deudores haya, reputándose créditos o deudas distintos unos de otros (art. 1138 C.C.).

Si la división fuere imposible, sólo perjudicarán al derecho de los acreedores los actos colectivos de éstos, y sólo podrá hacerse efectiva la deuda procediendo contra todos los deudores. Si alguno de éstos resultare insolvente, no estarán los demás obligados a suplir su falta. (art. 1139 C.C.).

Por otro lado, en la responsabilidad solidaria, cada acreedor puede pedir y cada deudor debe prestar íntegramente las cosas objeto de la obligación.

Es decir, si hay varios deudores que responden de manera solidaria, se puede exigir el cumplimiento íntegro de la obligación a cualquiera de ellos, debiendo todos ellos responder por el total de la misma.

En caso de existir varios acreedores solidarios, cualquiera de ellos puede exigir el cumplimiento total de la obligación.

Así, el principio general es que cada deudor solidario, frente al acreedor, es deudor por entero; mientras que frente al resto de deudores, es deudor por su parte.

Características de la responsabilidad mancomunada

Las obligaciones mancomunadas tienen las siguientes características esenciales:

1. Pluralidad de sujetos: que puede ser originaria (por eje., Cuando varias personas celebran un contrato), o derivada (por ej., Cuando por fallecimiento de uno de los sujetos singulares lo suceden en el nexo obligacional sus herederos).

2. Unidad de objeto y de prestación: todos los deudores deben lo mismo y todos los acreedores tienen derecho a lo mismo.

3. Unidad de causa: para todos la causa o fuente es la misma.

4. Pluralidad de vínculos: existen tantos vínculos como sujetos intervienen en la obligación, pudiendo darse en forma independiente (obligaciones simplemente mancomunadas) o coligada (obligaciones solidarias).

10 meses ago Derecho Civil

Guía sobre el Pacto de Reserva de Dominio

El pacto de reserva de dominio es simplemente una estipulación entre un comprador y vendedor, añadida al contrato compraventa. ¿En qué consiste tal estipulación?

  1. La propiedad, es reservada hasta tanto el comprador no pague la totalidad del precio del bien. Este pago, se entiende aplazado para la comodidad del comprador.
  2. Al inicio, el vendedor entregará la cosa pero transmitiendo únicamente su posesión. No así la propiedad.

Es llamado pacto de reserva de dominio precisamente porque el propietario mantiene su derecho de dominio sobre la cosa. Claro, esto es algo temporal que se denomina condición suspensiva.

Condición Suspensiva

Es lo que tiene que cumplirse para dar por consumada la obligación.

En este caso, como ya se ha expresado, la condición es el cumplimiento de pago en un tiempo estipulado.

Al producirse este, la propiedad se transmite automáticamente y se consuma el contrato.

En la Sentencia de 11 de marzo de 1929 se había interpretado respecto a la condición suspensiva del pacto, en estudio de la consumación de la venta. Asentando el argumento siguiente:

“porque en tal caso no se entiende la entrega de la cosa como tradición dominical por falta de animus a estos efectos, sino que se transfiere únicamente la posesión material para sólo su uso y disfrute, mientras no adquiere la propiedad el comprador”.

El tribunal aclaró el alcance en la Sentencia de 15 de marzo de 1934 vinculándola no al nacimiento de las obligaciones propias de la compraventa, sino a la consumación de ésta y a la transmisión del dominio.

¿Para qué sirve?

El fin, como todo contrato compraventa, es la venta del bien por un precio, el cumplimiento de la prestación. Pero se añade esta estipulación como una protección garantista al vendedor principalmente, de recibir el pago en cuestión.

También, supone de todos modos un beneficio al comprador, por encontrar un aplazamiento de su obligación. Difiriendo en ello su derecho pleno de propiedad y por tanto disposición del bien. Parece lógico, ¿no?

¿Sobre qué puede contratar?

Normalmente, el pacto de reserva de dominio se incluye en los contratos de compraventa sobre bienes muebles. Tales como: coches, electrodomésticos, instrumentos, máquinas. Esto se explica por la facilidad con que pueden ser trasladados y por tanto, resultar más arriesgado para el vendedor dejarlo completamente sin una garantía de recibir el pago.

 

abogade_pacto_de_reserva_de_dominio

Naturaleza del Pacto de Reserva de Dominio

En cuanto a la naturaleza jurídica del pacto de reserva de dominio, es emblemática la Sentencia de 10 de junio de 1958. En la misma, se asentó  básicamente lo siguiente:

  1. El pacto de reserva de dominio se funda en la misma naturaleza esencial de la venta como contrato bilateral conmutativo.
  2. Subsiste más allá del momento estático de la conclusión del contrato, también participando en el momento dinámico de la ejecución del contrato.
  3. Existe la necesidad de que ambas prestaciones se realicen.

Intervienen así dos momentos sinalagmáticos:

  • Sinalagma genético
  • Sinalagma funcional.

Los sinalagmas son atribuciones patrimoniales correlativas en un contrato.

  1. Existe una excepción a la regla de simultaneidad de la entrega y el pago de precio.
  • Se aplaza el pago.
  • Se aplaza también, la transmisión del derecho dependiendo este del anterior.
  1. La venta como relación obligatoria es perfecta, no hay necesidad de consentimiento ulterior porque ya fue perfeccionado al momento de la entrega.
  2. Cuando el comprador, tenga posesión de la cosa, disfruta del uso y goce, sin disposición hasta el pago íntegro.
  3. Si el comprador dispone de la cosa antes de ello, responderá por apropiación indebida.

 

Validez del Contrato por Tribunal Supremo

Ha sido declarado válido por el no estar prohibido por la ley, ni ser contrario a las buenas costumbres de la sociedad.

Todo de acuerdo a las sentencias de las siguientes fechas:

  • 16 de febrero de 1894,
  • 6 de marzo de 1906,
  • 30 de septiembre de 1914,
  • 30 de noviembre de 1915,
  • 10 y 14 de enero, 5 de febrero y 11 de marzo de 1929,
  • 20 de marzo de 1930, 15 de marzo de 1934
  • 10 de junio de 1958.

 

Efectos del pacto de reserva de dominio

  1. Comprador y vendedor

En un primer momento:

  • El vendedor mantiene la propiedad.
  • El comprador es poseedor de la cosa.

Si el comprador no paga

  • El vendedor puede reclamar al comprador deudor que se ha hecho insolvente.
  • También es posible, pedir la reivindicación de la cosa a través de la resolución de contrato. (Según aplicación del artículo 1124 del Código Civil)

¿Es posible recuperar la cosa para el comprador insolvente?

Si la insolvencia es parcial, es decir, si pagas una parte, y se ha establecido una cláusula en el contrato, donde se estipule que lo pagado sí se hace propiedad del comprador. La consecuencia de ello es que si bien no acabes de pagar el resto, y bien puedas no hacerlo posteriormente, lo pagado resulta tuyo.

Según el artículo 1154 del Código Civil, quedará como un incumplimiento parcial. Y la pena que recibas por tal, también será parcial.

  1. Vendedor y los acreedores del comprador

Como el comprador es poseedor de la cosa, existe apariencia a sus acreedores de que la misma le pertenece. Entonces puede darse el caso de ataque a la misma por parte de los acreedores del comprador.

El derecho en este caso, actúa en tutela de la buena fe de los acreedores. Por supuesto, sin dejar de garantizar el derecho de propiedad a su propietario original (el vendedor).

Pese a los malos entendidos, o incluso engaños que puedan darse del comprador a sus acreedores, la jurisprudencia deja claro lo siguiente:

  • Se deja sin efecto el embargo del bien afectado por el pacto de reserva de dominio.

Esto, se debe a su vez al hecho de que el embargo supone la propiedad de la cosa, y el comprador, aún no la tiene.

La Protección al Embargo

Para dejar sin efecto el embargo, es necesario que exista publicidad de algunos documentos de registro referentes al pacto de reserva de dominio.

  1. Debe existir previamente una constancia del pacto de reserva de dominio en el Registro de la Propiedad. (Registro de tráfico si es un vehículo o el Registro de Venta a Plazos de Bienes Muebles).
  2. La otra opción es dejar constancia de la fecha de la cláusula del pacto de reserva de dominio en el contrato. Debe ser anterior a la fecha de ejecución del embargo. Los detalles sobre esta constancia están en el artículo 1227 del Código Civil.

 

  1. Vendedor y terceros adquirentes de la cosa vendida

  • El comprador no puede disponer de la cosa, porque no tiene la propiedad de la misma.

En consecuencia: todo acto que involucre la transmisión, o gravamen de la cosa, es nulo, ineficaz. De producirse estas situaciones, el vendedor puede tomar acciones contra el comprador y pedir la reivindicación inmediata de la cosa

Para los adquirentes de buena fe, se aplican los artículos artículos 464 del Código Civil y 34 de la Ley Hipotecaria, respectivamente. Se da lugar entonces a la adquisición a non domino.

  • La cosa se hace irreivindicable al vendedor.
  • Se obliga al comprador a terminar de pagar o indemnizar por el incumplimiento. (De acuerdo al artículo 1101 del Código Civil.) Y la responsabilidad patrimonial universal de acuerdo al 1911.

10 meses ago Derecho Civil

Todo sobre la Acción Redhibitoria

¿Para qué sirve la acción redhibitoria? Muchas veces nos hemos encontramos ante la situación de comprar un producto dañado, incluso más allá de su apariencia. Al percatarnos de ello no sabemos exactamente qué hacer. Más cuando se trata de un contrato formalizado. ¿Será que ya no hay posibilidades de sanear el daño?, ¿No hay más nada que hacer?

 Te invitamos a que leas este artículo y descubras todo un mundo de posibilidades que te servirán para lograr satisfacer todas tus necesidades y salvarte de quedar con un producto u objeto que más que soluciones te traiga problemas.

abogade_es_acción_redhibitoria

Acción Redhibitoria

Es una acción que sirve para el saneamiento de los vicios ocultos y los daños sufridos por la celebración de un contrato.

¿De qué manera funciona?

Una vez el comprador tiene la posesión de la cosa comprada y se da cuenta que tiene daños. Aunque estos no sean visibles en la celebración del contrato, estos pueden hacer, o que disminuye su valor, puede ejercer dicha acción.

En el diccionario jurídico Consultor Magno de Mabel Goldstein se define a la acción redhibitoria como:

“Acción que puede ejercer el adquiriente a título oneroso de una cosa, para pedir se declare rescindida la operación con motivo de sus vicios o defectos ocultos (…).”

En este sentido nos encontramos con dos supuestos:

  1. Una cosa con vicios ocultos que desconocía hasta el propio vendedor.
  2. Una cosa con vicios ocultos, que el vendedor con conocimiento de dichos defectos decide venderlo como si estuviese en perfecto estado.

En el supuesto (1) el comprador puede exigir, al vendedor la resolución del contrato. Así quedando las circunstancias tal y como estaban antes de su celebración. Es decir, que la cosa vendida vuelve a manos del vendedor y este debe pagarle al comprador el precio que este último pagó por la cosa.

Además el comprador también tiene la opción de quedarse con la cosa y solo pedir la rebaja del precio del costo de la cosa, por los daños que se hicieron evidentes luego.

En el supuesto (2) nos encontramos en una circunstancia en donde el vendedor actúa de mala fe. Por ello, siguen vigentes las dos opciones anteriormente explicadas y además el vendedor puede iniciar una demanda de daños y perjuicios acaecido por los vicios ocultos de la cosa.

A tenor de lo dispuestos podríamos decir que existen distintas modalidades de la acción redhibitoria:

Como acción resolutoria

Es aquella que solicita la rescisión del contrato. Es decir, que la cosa vuelva a su antiguo dueño y que se indemnice al comprador por el costo de la cosa viciada o defectuosa.

Como acción estimatoria

Esta hace que el precio de la cosa disminuya.  Sin embargo, se devuelve solo una parte del dinero correspondiente a los vicios encontrados en la cosa.

El contrato no se rescinde, sino que más bien solo se modifica el precio de la cosa. Se toma en consideración cuestiones estimatorias de equidad y de justicia.

Requisitos de la Acción Redhibitoria

  1. La existencia de un vicio oculto. Es importante señalar que si el vicio era evidente entonces no habría cabida a la acción redhibitoria
  2. El comprador debe probar el vicio en la cosa. Además este vicio ha de ser preexistente a la venta. Debes demostrar que desde que el comprador te entrego la cosa ya estaba viciada.
  3. Que el vicio de la cosa se grave, es decir que la haga inservible o disminuya notablemente el valor de la cosa.

Plazo para ejercer la acción

El plazo en el que podrás intentar la acción, caduca a los seis meses según el artículo 1.484 del código civil. En contratos mercantiles la acción redhibitoria caduca a los 30 días luego de haber celebrado el contrato.

Jurisprudencia

De acuerdo a La jurisprudencia de la Sala Primera, de lo Civil, del Tribunal Supremo, se han dejado algunos planteamientos.

Primero, que la norma de acción redhibitoria no es de posible aplicación al tratarse de la reparación de vicios ocultos devenidos del cumplimiento defectuoso de obligaciones contractualmente asumidas. (Todo según las Sentencias de 1 de julio de 1947, 23 de junio de 1965 y 21 de octubre de 1985).

Luego, el 17 de julio de 1987 el Tribunal Supremo sentenció una nueva interpretación. Afirma que no existe incompatibilidad entre las acciones generales de los artículos 1101, en relación con el 1103, y el 1104 y 1124, con las… llamadas edilicias, de los artículos 1484 a 1486 y 1490, y finalmente, con las otorgadas por el 1591 del Código Civil…” (Opinión asentada desde las sentencias de 3 de febrero y 30 de diciembre de 1986)

10 meses ago Derecho Civil

Capacidad de obrar: qué es, características

Al hablar de capacidad de obrar, nos referimos a la cualidad que tienen las personas para realizar acciones jurídicas.

Estas acciones están contempladas dentro de sus derechos y deberes.

Todas las acciones de dichas personas irán orientadas a seguir lo que establece la ley

Se considera una “capacidad” porque el sujeto tiene la habilidad de discernir y ejecutar por sí mismo.

Además, está capacitado para poseer conocimientos y voluntad para obrar.

Sin embargo, hay algunas limitaciones en esta práctica dependiendo de su estado civil, limitaciones judiciales o incluso la edad.

En este artículo te presentaremos los conceptos básicos de este término, así como sus características, tipos y otras consideraciones generales.

Diferencia con la capacidad jurídica

Antes de presentar las características y tipos de capacidad de obrar, es necesario diferenciarla del término capacidad jurídica.

Esta última se refiere a la concepción que permite a una persona el poseer deberes y derechos de forma automática.

Dichos derechos son indivisibles, igualitarios e inmutables.

La capacidad jurídica se adquiere desde el nacimiento y se mantiene a lo largo de la vida del sujeto.

Por otro lado, la capacidad de obrar está vinculada a las aptitudes de la persona que le permitan realizar acciones jurídicas contempladas en la ley.

Esta es variable dependiendo de la naturaleza y personalidad del sujeto y, a su vez, es gradual conforme va evolucionando.

Esto explica por qué un recién nacido carece de capacidad de obrar, luego se considera limitada cuando es un menor de edad en tutela y termina siendo plena cuando se vuelve mayor de edad.

Esto sucede en la mayoría de los casos, pero no se descartan situaciones particulares y especiales.

Por ejemplo, una persona que sufra la enfermedad de Alzheimer, tiene la capacidad jurídica y de obrar mientras su situación no le impida ejercer sus tareas correctamente.

Características de la capacidad de obrar

  • Se obtiene al momento de cumplir la mayoría de edad, a diferencia de la jurídica, que se obtiene al nacer.
  • Puede reducirse total o parcialmente después de haber alcanzado la mayoría de edad, por diversas razones que puedan limitar la aptitud del sujeto.
  • Dentro de ella confluyen dos conceptos básicos: el conocimiento que debe poseer la persona para poder ejecutar una acción, y la voluntad para hacerlo.
  • No toda persona con capacidad jurídica posee capacidad de obrar.
  • No todos los individuos tienen el mismo grado o intensidad.
  • Los grados de capacidad están ligados a la edad, las incapacidades, nacionalidad y estado civil.
  • Parte de la premisa de que la capacidad de obrar es plena para todos. Por eso, de haber limitación de aptitudes, deberá probarse o acreditarse formalmente.

Tipos de capacidad de obrar

La clasificación de la capacidad de obrar es variada y siempre modificable, algunos tipos son:

Capacidad plena: se obtiene al cumplir la mayoría de edad, la cual suele variar de acuerdo a los estatutos legales de cada país. Normalmente se toma en cuenta los 18 o 21 años.

Esta consideración está estipulada en el artículo 322 del Código Civil: “El mayor de edad es capaz para todos los actos de la vida civil, salvo las excepciones establecidas en casos especiales por este Código”.

Capacidad limitada o restringida: se considera cuando una persona posee alguna limitación que no le permita actuar con total conciencia de la situación.

En este caso, se considera a las personas menores de edad que no pueden obrar por sí mismos u otros casos especiales.

Para poder validar esta limitación, el sujeto deberá obtener un consentimiento, autorización o asentimiento.¿En qué condiciones aplica la capacidad limitada o restringida?

  • Emancipación: ocurre cuando se elimina la patria potestad o tutela de los padres o responsables sobre un menor.
    En estos casos, no obtiene una capacidad de obrar plena, sin embargo, se amplía el rango de su capacidad limitada.
  • Prodigalidad: entendiéndolo como la abundancia y derroche de algún bien, es posible declarar a una persona pródiga como alguien con capacidad restringida para actuar.
  • Incapacitado parcial: en este apartado se toman en cuenta las enfermedades, deficiencias físicas o psicológicas que no permitan a la persona actuar plenamente por sí misma.

Incapacidad: sucede cuando el individuo carece totalmente de aptitudes para el ejercicio de sus derechos y deberes, por lo cual se ve en la necesidad de buscar un representante legal o tutor que lo acompañe.

10 meses ago Derecho Civil

Contrato de tracto sucesivo. ¿Qué es?

Muchas veces se ha tratado de explicar qué es el contrato de tracto sucesivo, pero son pocas las veces que se trata de simplificar el concepto. Es común perdernos con estos temas y tratar de remediarlo leyendo una y otra vez la ley sin ningún resultado.

En este artículo mostraremos con la mayor claridad y practicidad posible qué es el contrato de tracto sucesivo y cuáles son sus tipos. Además, te señalaremos a continuación algunos ejemplos para entenderlo aún mejor.

Abogade_contratante_ejecutivo_negocios

Contrato de tracto sucesivo

Estos contratos son aquellos, que representan a las partes obligadas en un contrato, la necesidad de realizar una pluralidad de actos en un tiempo o lapso determinado.

Comencemos por nombrar algunos contratos que se categoricen en esta línea de tracto sucesivo, para luego con el propio desarrollo de cada uno de ellos ir explicando y entendiendo mejor, qué son realmente este tipo de contratos:

  • El arrendamiento. Ejecución continuada.
  • Compra supeditada a solicitud de parte. Ejecución Intermitente.
  • Suministro eléctrico.
  • Suministro de agua. Prestación de servicios.  (Ejecución periódica).
  • Suministro de teléfono.

Abogade_contrato_de_tracto_sucesivo

Ejecución continuada

El contrato de arrendamiento supone una ejecución continuada. ¿Por qué? Porque en cada fecha determinada se debe realizar un pago correspondiente al canon de arrendamiento. Además el arrendador debe garantizar el uso y hacer las reparaciones necesarias mientras dure la vigencia del contrato.

Bien, tenemos las siguientes características determinantes que hacen al arrendamiento, un contrato de tracto sucesivo:

  1. Un pago cierto en cada fecha determinada. (generalmente mensual)
  2. Obligación por parte del arrendador a: Garantizar el uso y hacer las reparaciones que sean necesarias a las cosas arrendadas.

Si tomamos en cuenta un mes de alquiler, hay una ejecución única del contrato. ¿Cómo así? Es más sencillo de lo que parece, veamos:

Pedro le alquila una habitación a Juan por un mes, para ello le da la cantidad que Juan exige. Una vez que Juan recibe el pago por parte de Pedro, entonces le entrega las llaves de la habitación.

Como vemos en la representación anteriormente señalada, Pedro realiza una acción (el pago), Juan también realiza una sola acción (la entrega de las llaves). Es decir que ambos realizaron una única ejecución. Pero eso no significa que el contrato se extinga por el cumplimiento de ambas prestaciones. Ahora juan queda obligado a garantizar el uso mientras dure el contrato, evidenciándose que el contrato de arrendamiento no se puede interrumpir.

Podemos decir que el contrato de tracto sucesivo de ejecución continuada, es aquel en donde se evidencia una única ejecución pero de forma ininterrumpida.

Ejecución intermitente

En este caso, Juan es un importante distribuidor y Pedro un vendedor minorista. Pedro le solicita mercancía a Juan que es el proveedor principal de su negocio. Pero llegaron al acuerdo que las ventas del negocio de Pedro es lo que va a garantizar la compra de mercancías al negocio de Juan.

En otras palabras, Pedro solicitara la mercancía según la demanda que se tenga en ese momento en su negocio. Características a saber:

  1. Solicitud de parte. (comprador, Pedro).
  2. No se tiene fecha cierta, ni regularidad.
  3. Existe relación expresa o tácita que vincula a las partes.

En el contrato de tracto sucesivo de ejecución intermitente, no hay certeza de la cosa en sí. La relación de tracto sucesiva deriva de los propios sujetos. Es decir, que la ejecución en este tipo de contratos va a devenir de la solicitud de una de las partes y no hay plazos ni regularidad en los mismos.

Abogade_contrato_de_tracto_sucesivo_entre_partes

Contratantes.

Ejecución Periódica

En este punto se puede crear confusión en esta clasificación, porque hay quienes consideran los contratos de tracto sucesivo de ejecución periódica y el de ejecución continuada (explicado anteriormente) como sinónimos. Pero, La clasificación se hace por el tipo de actividad, es decir por ser una prestación de servicios. Dejando al criterio de cada quien si se les clasifica juntos o separados.

En  estos tipos de contratos, las prestaciones dependerán del uso, cantidad y tiempo que se le dé a cada uno de ellos. Cada vez que realizamos una llamada para saber de nuestros familiares, estamos haciendo uso de un servicio. Por lo que se considera que, en este tipo de ejecución del contrato, se evidencian varias prestaciones, pero que se ejecutan en fechas establecidas (fecha de corte del servicio).

Los contratos de ejecución periódica tienen las siguientes características:

  1. Varias prestaciones.
  2. La ejecución se da en fechas establecidas.
  3. El contrato es periódico y constante pero la prestación depende del uso.

Podemos concluir diciendo que los contratos de tracto sucesivo de ejecución periódica, son aquellos en donde existen varias prestaciones, según la necesidad de la parte pero que se ejecuta en fechas establecidas.

Consideraciones finales

Para finalizar podemos decir que el contrato de tracto sucesivo es aquel en donde se evidencian una pluralidad de acciones. En plazos determinados; de forma continuada, periódica o irregular, que representan una extensión en el tiempo, generando efectos jurídicos para las partes. No considerado perpetuo de pleno derecho, pero el contrato de tracto sucesivo puede ser vitalicio (por el tiempo de vida de una persona) de acuerdo a la voluntad de los contratantes.

10 meses ago Derecho Civil

Principios de la mediación en el Derecho

La mediación es un método alternativo de resolución de conflictos, tal como lo es la negociación. Es aquí donde está vinculado el tema de los principios de la mediación.

¿Qué quiere decir? Pues, que por su practicidad y eficacia es aplicable preferiblemente como alternativa al proceso judicial o el arbitraje. Promete además comodidad, seguridad y rapidez para manejar el conflicto de la forma más pacífica.

Ver también: ¿Qué es el Fumus Boni Iuris?: historia, características

Por supuesto, como casi todo en el derecho, existen fundamentos de la mediación básicos que se diferencian de los demás medios alternativos de resolución de conflictos. Estos son:

  • Voluntariedad,
  • Bilateralidad,
  • Profesionalidad
  • Flexibilidad
  • Imparcialidad

Entre otros que se encuentran regulados por la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

Cuál es el principio de la mediación

¿Cuáles son los principios de la mediación en el Derecho?

Voluntariedad

La voluntariedad es uno de los fundamentos de la mediación más importante, debido a que genera el carácter determinante de la mediación. Es decir, si no hay voluntariedad, no está abierta la mediación.

Por ello, las personas inmersas en mediación, pueden tomar decisiones para el progreso, organización y financiación del litigio.

Además también pueden desistir del mismo en el momento que de esa forma lo consideren.

Confidencialidad

La confidencialidad debe ser garantizada en el juicio de mediación. De modo tal que no es posible, declarar o revelar algún tipo de documento o información que sean objeto de mediación y que sean obtenidas por el mediador o mediadores.

Esta responsabilidad se extiende al mediador o mediadores.

Este, se encuentra protegido en todo el litigio por el secreto profesional. También los intervinientes y a las instituciones de mediación a las que se recurriera en aras del progreso del juicio.

Este principio es facultativo y no es absoluto.

La Ley 5/2012, de 6 de julio de mediación en asuntos civiles y mercantiles, establece dos excepciones al seguimiento de este principio:

  1. Cuando las partes dispongan de forma expresa y por escrito que dispensan de este principio.
  2. Cuando los jueces de jurisdicción penal lo soliciten mediante resolución judicial motivada.

Bilateralidad y buena fe

La bilateralidad, en los fundamentos de la mediación también se conoce como el principio de igualdad.

Consiste en que cada parte tendrán las mismas oportunidades de expresarse, logrando un equilibrio entre sus posiciones.

Esto simplifica el progreso del juicio. El mediador (o los mediadores) podrá establecer limitaciones para el buen progreso de las sesiones, pero no podrá mostrar mínimas de parcialidad en pro de alguna de los litigantes al entrar en contacto con estas.

Ver también: Teorías de la Justicia

No puede posicionar a una en ventaja en cuanto a la otra.

Cada parte deberá comportarse con lealtad, respeto, y buena fe en todo el juicio para poder lograr con satisfacción la solución o consecución del acuerdo. Así, actuarán en ayuda y colaboración en la medida de lo posible con el mediador.

 

Todo sobre la mediación en el Derecho

Imparcialidad y neutralidad

Estos son fundamentos de la mediación intrínsecamente relacionados con el mediador.

El mediador o mediadores no puede tener intereses, ya sean personales directamente o indirectamente. Esto, pues se exteriorizaría cuando el mediador muestra preferencia y contacto permanente en una de las partes: Guiando el litigio a favor de esta.

O intereses materiales que se muestran cuando el mediador tiene el ánimo de obtener algún beneficio del objeto de la controversia.

Para lograr la imparcialidad, el mediador o mediadores tiene que guiar el juicio de manera neutral.

De igual forma, es su buscar soluciones que satisfagan a todas las partes intervinientes, sin vincularse o involucrarse en el litigio. De tal manera logrará el equilibrio en todo los ámbitos del litigio.

Flexibilidad

El proceso de mediación, no sigue más formalidades que las generales para la identificación de un proceso cualquiera. No es estrictamente solemne.

No es posible regular con exactitud cada proceso en específico de mediación. Por lo que se establecieron bases que funcionen como lineamientos generales, sin someter dicho proceso a estrictas normas procedimentales.

Es decir, el juicio de mediación es flexible, en busca de la adaptabilidad de las circunstancias y los sujetos del conflicto. De otro modo no se podrían lograr soluciones prácticas y eficaces que satisfagan las expectativas y posiciones de cada una de las partes.

Los lineamientos, pautas o parámetros que se van a seguir en el litigio tienen ser establecidos por el mediador y las partes durante o antes del inicio.

Todo esto se pauta al inicio del juicio. Se tratan los puntos particulares del mismo al igual que su duración. Siempre en respeto de cada uno de las bases de la mediación.

Ver también: Juicios Rápidos ¿Qué son?

Profesionalidad

El mediador debe ser una persona capaz de manejar el proceso en aras de conseguir una solución satisfactoria para las partes involucradas en el conflicto.

Además, tendría qie saber cómo poner en marcha el litigio si este se llagase paralizar. Esto a causa de las posturas cerradas que pudiesen tomar alguna de las partes.

El mediador deberá tener una preparación técnica adecuada para:

  1. Lograr dirimir el conflicto
  2. Cumplir y hacer cumplir todos los principios de la mediación.

Por ello, deberá ser una persona profesional, capaz de establecer un marco y área de negociación entre la partes enfocado a la consecución de un acuerdo que ponga fin a la polémica.

 

Principios de la mediación en el Derecho

Carácter Personalísimo

La mediación es de carácter personalísimo. La Ley 15/2009, de 22 de julio, de mediación en el ámbito del derecho privado, lo establece como principio en su artículo 8.

Si bien puede parecer lógico, muchas veces es ignorado a la hora de catalogar todos los fundamentos en la mediación.

A la hora de mediar, las partes y la persona mediadora deben asistir personalmente a la sesión durante su ejecución. No puede así, un mandante suplir las funciones de un mandatario.

La ley además establece pautas ante la inasistencia de las partes de forma simultánea por imposibilidad. En este caso se recurrirá a medios técnicos que faciliten la comunicación a distancia. El mismo artículo prevé en el caso particular de una mediación civil que exista una pluralidad de personas en una o ambas partes.

Se puede elegir a un representante que funcione como vocero para facilitar el curso y progreso de todo el procedimiento durante su desarrollo. Mas no hay posibilidad de que un tercero ajeno al juicio funcione como representante de una de las partes intervinientes.

Así, queda el carácter personalísimo como un principio necesario y fundamental a la hora de iniciar o desarrollar un proceso de mediación.

11 meses ago Derecho Civil

Responsabilidad Extracontractual

Cuando nos generan un daño patrimonial o personal, la reacción instintiva es la del reclamo para su reposición, reparación en medidas proporcionales. Sea por ejemplo, en caso de un bien material o daños personales (físicos, psicológicos) fuera del ámbito pecuniario, siendo la reacción natural, la defensa personal.

Por supuesto, a través de la historia nuestro sentido de razón nos ha guiado en la búsqueda de las mejores formas de mantener justicia en nuestras relaciones y consecuentes acciones. Esto, a través de la estipulación de ley.

Pero, ¿qué hay de las acciones que se producen fuera de lo establecido, cuando no hay un contrato específico? ¿Quién es responsable, cuando ninguna parte estaba “informada” de su relación con la otra? O peor aún, cuando un daño se produce sin intención. Así es como nace la responsabilidad Extracontractual.

Lex Aquilia

Puede decirse que la Responsabilidad Extracontractual se discute desde el siglo 3. a.C. con la Lex Aquilia (mencionada en el Digesto de Justiniano).

Esta ley fue promulgada para responder ante los daños que se generaban de manera ilícita.

Lo curioso de esta ley, es que no exigía el reemplazo de los objetos dañados o hurtados, sino la indemnización de los daños en dinero. Lo mismo para los casos de muertes o daños injustos a los esclavos y animales, propios o ajenos.

La indemnización se calculaba en referencia del precio que tuviesen al año anterior los mismos.

Código Civil Español

El código civil, nos responde a las iniciales interrogantes de la siguiente manera:

Primero, establece en el artículo 1089 que “las obligaciones nacen de la ley, de los contratos, cuasicontratos y de los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia”.

Aquí, observamos la inclusión de aquellos daños que siendo inesperados, sin mala intención, de ser ejecutados con una culpa determinada, dan lugar a la obligación de reparación, independientemente de la persona que sea, incluso si se trata un animal, por ejemplo, el dueño del mismo deberá responder.

Por nacer de esferas externas a acuerdos previos entre partes. Según el artículo 1902, se denomina responsabilidad extracontractual:

“El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”. El Estado, debe asegurar a la persona afectada el efectivo resarcimiento de los daños que le han generado, obligando al causante dar respuesta ante la responsabilidad extracontractual.

Elementos Constitutivos

Acción u omisión ilícita imputable

El comportamiento debe ser contrario al derecho. Por lo general, se violan reglas cotidianas como las normas de conducir, abstenerse de pasar cuando es el turno peatonal. O vigilar con atención en el turno respectivo.

Se considera la imputabilidad y causas excepcionales donde la persona no pudo actuar de la forma en que lo hizo dadas sus condiciones mentales, físicas; si se trata de una condición temporal involuntaria o inducida.

Culpa o negligencia

Cuando una persona obra sin intención de causar mal, coloquialmente se conoce como una culpa sin culpabilidad -por cuanto no tenía la voluntad de producir el daño-. Pero se atribuye una culpa “social”  al agente, por esperarse que tomase las previsiones mínimas exigidas a una persona en su situación.

Daño

Se necesita la prueba objetiva, sobre todo en caso de los daños materiales y personales para su resarcimiento.

Por daños morales, pueden concederse en algunos casos doble indemnización, conjunta, o mayor, en caso de verse afectada más que otra esfera.

Se ha determinado que no se exige la prueba objetiva cuando el hecho ilícito emana de un juicio de valor sobre la realidad litigiosa o cuando el daño es notorio

  1. a) Daño emergente

La Responsabilidad extracontractual nace del valor de pérdida patrimonial del afectado. Se dice que deriva del cálculo de la pérdida real y efectiva

  1. b) Lucro cesante

Según el artículo 1.106 del Código Civil “la ganancia que haya dejado de obtener”. Esto, surge por ejemplo, en caso del daño al patrimonio de un empresario, o en el daño personal a un comerciante, impidiendo su actividad, puede tener pérdidas consecuentes que derivan en responsabilidad extracontractual.

Relación Causal

Se observan dos teorías:

  1. La teoría de la equivalencia: Examina la acción u omisión realizada por el sujeto sea exactamente el nexo causal del daño atribuido, observando el daño como resultado y a la actividad o inactividad del agente como factor desencadenante.
  2. La teoría de la adecuación: se evalúa según la actividad realizada por el agente haya sido suficientemente “adecuada” para producir el daño en cuestión y responsabilidad.

Responsabilidad extracontractual por Hecho Ajeno

Como hemos mencionado al inicio, es posible que se presente un daño que además accidental, lo realice por ejemplo, una persona o animal que se encuentre bajo nuestro cuidado, y por tanto nos sea atribuible la responsabilidad de su actuar, a no ser que se demuestre prueba de correcto actuar (diligencia) o que por ejemplo, surja el daño como consecuencia de un hecho fortuito o de fuerza mayor, que exonere al sujeto cuya responsabilidad se discute.

En caso de las personas se encuentran:

  • Padres
  • Tutores
  • Representantes de empresas y otras instituciones.

Cosas inanimadas: Puede darse la situación de daño a personas u objetos ajenos por descuido de los propios, como una edificación, o plantaciones.

Responsabilidad Objetiva

Existen además, por fuera del Código Civil, casos de responsabilidad extracontractual que surgen del mal funcionamiento de servicios como navegación aérea, la energía nuclear, los consumidores y usuarios, la intromisión de privacidad: honor, imagen).

Por otra parte, las víctimas de terrorismo o accidentes por inseguridad del medio (por ejemplo, vías públicas), van por cuenta de la Administración pública la indemnización como responsabilidad extracontractual (patrimonial) del Estado.