¿Qué son las diligencias previas?

En la práctica judicial, las Diligencias Previas son el primer requisito por el que se inician las actuaciones investigadoras.

Se basa en recopilar las actuaciones judiciales iniciales de una investigación procesal-penal del llamado “Procedimiento Abreviado”.

Esto se realiza especialmente en asuntos catalogados con pena privativa de libertad no mayor a 9 años.

O también de cualquier otra naturaleza, ya sean únicas, alternativas o conjunta, sin importar su cantidad o duración.

Cumple con la finalidad de averiguar y hacer constar la perpetración del hecho punible, los responsables y circunstancias que puedan influir en su calificación.

Fase similar al sumario en el procedimiento ordinario que se caracteriza por su celeridad.

Características

Entre las características principales de las Diligencias Previas están las siguientes:

  1. Corresponde al Ministerio fiscal, de manera especial, impulsar y simplificar la tramitación de las referidas diligencias.
  2. Para cursar los despachos que se expidan se utilizará siempre el medio más rápido.
  3. En las declaraciones se reseñará el Documento Nacional de Identidad de las personas que las presten.
  4. No se demorará la conclusión de la instrucción por falta del certificado de nacimiento del presunto reo.
  5. En los casos de lesiones, no será preciso esperar a la sanidad del lesionado, cuando fuere procedente el archivo o el sobreseimiento.

Las Diligencias Previas buscan determinar la naturaleza y circunstancias del hecho punible, las personas que hayan participado y el órgano competente para el enjuiciamiento judicial.

Regulación

Las Diligencias Previas están reguladas en los artículos 774 a 797 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

El artículo 774 las define como la unión de todas esas diligencias probatorias de la investigación que realiza el Juez de Instrucción en el Procedimiento Abreviado.

Recalca además el carácter de su secreto, hasta que se abra el juicio oral, conforme a lo dispuesto en los artículos 301 y 302 de la misma ley.

En vista de eso, las partes involucradas pueden tener registro de las actuaciones a través de notas, lecturas, entre otros.

Pero nunca utilizando fotocopias, para mantener la intimidad y protección de los datos ajenos sobre el caso.

Esto sucede hasta que se llegue al momento de la apertura del juicio oral (pautado en el artículo 780).

Igual que para el Sumario, la duración del secreto de las diligencias previas no debe superar el mes, aunque es prorrogable por períodos de igual tardanza.

Esto con la intención de permitir a las partes conocer lo actuado en su caso, para el efectivo ejercicio de su defensa, al menos 10 días antes de dictar el Auto de finalización de las Diligencias Previas.

Las diligencias de instrucción se practicarán durante el plazo máximo de seis meses, desde la fecha de incoación del sumario o de las diligencias previas.

No obstante, el Juez de Instrucción podrá, a instancias del Ministerio Fiscal, declarar la instrucción compleja.

En dicho caso, la instrucción podrá prorrogarse hasta los dieciocho meses.

Las diligencias probatorias sumariales que conforman las Diligencias Previas son las testificales, periciales, inspecciones, ocupación del cuerpo delictivo, documentales, etc.

¿Dónde inician?

Al momento de realizar las Diligencias Previas es importante considerar la vía por la cual inician o parten, que pueden ser las siguientes:

  1. La remisión del atestado judicial.
  2. A instancias del ministerio fiscal o a consecuencia de una investigación.
  3. Por querella o denuncia.
  4. Por oficio.

Cabe destacar que todas las actuaciones judiciales relativas a delitos que deben ser enjuiciadas por el procedimiento abreviado, han de registrarse como diligencias previas.

Competencia de las Diligencias Previas

En relación a la competencia de las Diligencias Previas están:

  1. Cuando un tribunal rechace el conocimiento de una causa o reclame el conocimiento del que otro tuviera.

    Y que exista además una duda sobre cuál de los dos tiene competencia, se recurrirá al órgano inmediatamente superior en jerarquía.

    Esto, para que oyendo “in voce” al fiscal y las partes personadas, se decida en el acto a quien conocerá.

  2. Cuando la cuestión surja en la fase de instrucción, cada uno de los juzgados continuará practicando las diligencias urgentes y absolutamente indispensables para la comprobación del delito y averiguación e identificación de los posibles culpables.
  3. Si ya se han iniciado las diligencias cuando se determina la competencia de otra audiencia, el primero comunicará los resultados e investigaciones obtenidas hasta el momento.

Comunicación en las Diligencias Previas

Sobre los actos de comunicación de las Diligencias Previas tenemos:

  1. El juez o tribunal que ordene la práctica de cualquier diligencia se entenderá directamente con el juez, tribunal, etc. encargado de su realización.

    Así no esté inmediatamente subordinado ni sea superior inmediato de aquellos.

  2. En relación con los despachos que se expidan se utilizará siempre el medio más rápido, acreditando por diligencias las peticiones de auxilio que no se hayan solicitado por escrito.
  3. En caso de que quien hubiere de ser citado no tuviera domicilio conocido o no fuere encontrado por la policía judicial en el plazo señalado, el juez o tribunal mandará publicar la correspondiente cédula por el medio que estime más idóneo para que pueda llegar al conocimiento del interesado.