Ley de Segunda Oportunidad ¿Qué es? ¿Cómo acogerse?

La ley de segunda oportunidad, titulada en razón de fecha como ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social. Es precisamente su nombre nos cuenta, un mecanismo que viene a prestar apoyo a personas que les resulte difícil cargar con sus deudas financieras.

La finalidad de esta ley es que se solventen sus deudas más cómodamente, pero de forma justa. Es importante resaltar que anterior a la ley de segunda oportunidad no existía un vehículo legal para exonerar deudas.

Fue publicada el 29 de julio de 2015 en el Boletín Oficial del Estado, entrando en vigencia el día siguiente, en España.

 

abogade_ley_de_segunda_oportunidad_bancarrota

¿A quiénes afecta la ley de segunda oportunidad?

Se dirige tanto a personas particulares, como profesionales autónomos.

 

Requisitos para acogerse:

  1. Primeramente, ser un particular o profesional (empresario) autónomo adeudado cuya deuda no supere los 5 millones de euros. Se incluye a aquellos que tienen comprometido su patrimonio presente y futuro.
  2. Ser insolvente de buena fe (no haberla provocado fraudulentamente). Ni haber cometido delitos económicos.
  3. Tener un retraso al menos de tres meses en el pago de las obligaciones con arcas públicas. No debe haber abonado en un período continuo alguna factura de distintos abonados.
  4. Tendrás que negociar previamente con tus acreedores para buscar un acuerdo extrajudicial.
  5. Se requiere la tutela de un juez o mediador concursal que ayude en la negociación.
  6. Si llega al final del proceso de negociación sin acuerdos, el deudor y mediador pueden solicitar al juez, el concurso de acreedores voluntario.
  7. El deudor, puede liquidar parte de sus bienes para el abono de deudas. No es necesario que sea inmediato. Para esto puede pactarse un calendario de pago viable, que no será mayor a diez años.
  8. El deudor compensará al acreedor mediante la cesión de bienes no necesarios para ejercer su actividad profesional, o con acciones de su propia compañía. El valor de los bienes será menor o igual que el monto de la deuda. (Menor de 5 millones de euros).

abogade_ley_de_segunda_oportunidad_requisitos

Requisitos para el concurso de acreedores

  1. Consideración y confirmación del juez sobre el patrimonio del deudor. Esto es, que el deudor no tiene dinero ni activos suficientes para solventar sus deudas.
  2. En todo momento, el deudor debe demostrar que actúa de buena fe. Esto es observable en su cuentas y facturas.

La Buena Fe

Es sumamente relevante, como ya se ha mencionado anteriormente, que el deudor demuestre su buena fe. De no demostrarse o romperse, la exoneración no será aprobada. O de haber sido aprobada, puede ser revocada.  La ley lo reconoce en cumplimiento de lo siguiente:

  • Insistir en el acuerdo extrajudicial anterior al concurso.
  • Una vez en el concurso de acreedores, no ser declarado causante ni partícipe de insolvencia engañosa. Esto, a causa de una administración desleal por parte de su emprendedor.
  • No ser haber sido beneficiado de esta ley en los diez años anteriores.
  • El deudor no debe haber rechazado una oferta de empleo “adecuada a su capacidad” en los cuatro años anteriores a la petición de concurso. Sin embargo, en este punto, la ley no especifica cuáles son los requisitos de la oferta para considerarle de tal modo.
  • No haber sido condenado por delitos relacionados con:
    • El patrimonio.
    • Orden socio-económico.
    • Falsedad documental.
    • La Hacienda Pública.
    • Seguridad Social.

 

Iter Procesal

  1. Primeramente, debes presentar una solicitud de mediación. Se hace ante el notario o registrador mercantil del domicilio, del deudor. Así, podrá establecerse el mediador concursal.

El mediador velará por los intereses de ambas partes. El es quien remite a los deudores el plan de pago, en observancia de sus cuentas: ingresos y gastos. Se considera tu situación personal.

  1. Si el plan de pago es rechazado por los acreedores, el mediador debe presentar solicitud de plan de liquidación ante el Juzgado de Primera Instancia o Juzgado Mercantil, según seas o no empresario. Se debe prever la forma en que se dará la liquidación del activo.
  2. Finalizada la liquidación, se solicita la conclusión del concurso. Finalmente, el Juez solicita la resolución que condona la deuda en su totalidad.

 

Abogade_ley_de_segunda_oportunidad

Libre de deudas (Privadas)

Libre de deudas

¿Qué pasa con las deudas?

 

¿No se exoneran todas las deudas? No del todo, si bien son exoneradas las deudas privadas, no así las deudas públicas. Éstas seguirán vigentes.

La ley contempla dos excepciones a la condonación (exoneración):

  • Los créditos de Derecho Público. debe aún afrontar las deudas con la Agencia Tributaria y Seguridad Social.
  • Los créditos por Alimentos. No es posible exonerarlo de su deber paternal respecto a la manutención alimenticia de los hijos. Aplica también a padres divorciados.

¿Seré enlistado como “Moroso”?

Durante cinco años, aparecerá en la sección especial del Registro Público Concursal, según la ley.

 

¿Quién tiene Acceso al Registro?

Las personas con interés legítimo en la situación del deudor.

Las personas de la Administración Pública, Órganos Jurisdiccionales habilitados legalmente por motivo de sus funciones.

Los Agentes Sociales en concreto:

  • Administración Pública
  • Los Bancos
  • Posibles Clientes y proveedores del deudor.

Si el deudor no mantiene la buena fe, se revoca la exoneración de deuda.

La duración de la Exoneración

Cinco años, como hemos mencionado antes. Sin embargo, cualquier acreedor puede pedir al Juez que revoque la misma posteriormente. ¿Cómo? si se demuestra el deudor ha actuado de mala fe.

La mala fe puede deberse a la obtención de ingresos de economía sumergida durante esos 5 años.

Lapso para la Revocatoria

Al inicio, la ley de segunda oportunidad estipularía 5 años para la solicitud de revocatoria de Exoneración. Así, podrían observar en este tiempo la presencia de mala fe del deudor.

Sin embargo, en el texto final se concluyó que el tiempo debía ser ilimitado para su descubrimiento.

Esto quiere decir que si el deudor es hallado con las manos en la masa, no habrá vuelta atrás. El juez podrá resolver revocar la exoneración. Ante ello, el deudor se encontrará nuevamente con sus deudas.

Lo mejor es que si se encuentra en necesidad de servirse apoyo de la ley de segunda oportunidad, se fije muy bien de cada requisito. Procure demostrar la buena fe en cada acto y llegar a acuerdos de negociaciones extrajudiciales.

Esto con la finalidad de evitarse pagos extra por procedimientos que podrían ser innecesarios.

Solicite ayuda profesional en esta materia, para proteger sus intereses y los de sus acreedores a través de la ley de segunda oportunidad.