Principio in dubio pro reo

El principio in dubio pro reo, es un aforismo latino que refiere a la preferencia de favorecimiento al sujeto actor, “reo”. Significa literalmente en duda favorezca al reo. Sabiendo que “reo” es la denominación antigua de preso, pero en este caso, se usa para precisar al acusado de crimen.

¿Cuándo se usa? En todos los procesos de enjuiciamiento criminal, siempre que existan dudas respecto a las pruebas. Es decir, cuando en un juicio, las pruebas no sean suficientes para incriminar, el juez decidirá a favor del acusado.

In dubio pro reo

Aunque se conoce como un principio, es más que solo eso. Es una regla en el proceso valorativo de la prueba, es un mandato al juez, un imperativo.

Si tiene lugar alguna duda, el juez debe decidir a favor del acusado.

Esto se encuentra sustentado jurisprudencialmente en Auto 106/2002, del Tribunal Supremo de 18 de enero. Puntualizando, el principio “in dubio pro reo” es:

  • Un mandato.
  • Una norma de interpretación (instrumento)
  • De naturaleza procesal

Procedencia

Básicamente el principio in dubio pro reo solo aplica si la prueba no cumple con construirle al juez una sólida convicción de la autoría del crimen por parte del acusado.

La aplicación de dicho principio se excluye cuando el órgano judicial no ha tenido dudas sobre el carácter incriminatorio de las pruebas practicadas.

(SSTS de 18 de enero de 2002 y 25 de abril de 2003).

Improcedencia

La convicción del juez fundada en la valoración de las pruebas por su libre conciencia, suficientemente razonada.

Si se han presentado las pruebas necesarias para incriminar en el juicio y, esto es, que sean:

  • Legalmente válidas
  • Suficientemente fundadas, relativas a los hechos.
  • Finalmente, confirmación de la autoría del crimen por el acusado.

Porque obviamente, si han quedado claros los hechos de los que se acusa al sujeto, ¿qué duda puede quedar en ello? La convicción del juez sobre los hechos a partir de la valoración de las pruebas excluye lógicamente la duda. Así queda sin efecto el favorecimiento del acusado mandado por el principio in dubio pro reo.

Auto del Tribunal Supremo 659/2007, de 29 de marzo

   

Ámbitos de aplicación

  • Enjuiciamiento por Jurado

“…si tras la deliberación no les hubiese sido posible resolver las dudas que tuvieran sobre la prueba, deberán decidir en el sentido más favorable al acusado”. (Artículo. 54.3 de la Ley Orgánica 5/1995, de 22 de mayo del Tribunal del Jurado).

  • Indicios probatorios

Si existe divergencia entre los indicios, pierden su eficacia. Se aplica el principio “in dubio pro reo” (Sentencia del Tribunal Supremo 78/2007, de 9 de febrero).

Otras manifestaciones:

Ante dos leyes de posible aplicación, se aplica la más favorable.

— Enfrentado al principio general de irretroactividad de las normas, en algunos casos es posible aplicar leyes retroactivamente sí favorecen al reo. Debe hacerla el tribunal de Oficio.

Toda individualización de pena debe ser razonada. Se requiere suma observancia de las circunstancias valorando la solución más favorable.

De aplica la pena máxima o en máximo grado siempre deberá justificarse razonablemente.

En los casos de pruebas, aparte de la valoración también se observa el uso en la admisibilidad de un medio probatorio. “debe pecarse más por el lado de la generosidad que por el de la mezquindad”.

 Según ello, el Juez debe admitir las pruebas que además de ser pertinentes y lícitas, favorezcan al acusado.

 

Acreditación de Eximentes

Si bien el “in dubio pro reo” es una ventaja para el acusado en el juicio, lo que se duda es su culpabilidad como autor del crimen por insuficiencia probatoria. No significa que la insuficiencia de estas pruebas afirme la concurrencia de circunstancias eximentes sin que las mismas tengan sustento.

Así como se necesita la prueba suficiente para incriminar, también lo requiere la afirmación de una circunstancia eximente de responsabilidad.  (Sentencia de 15 de enero de 2004)

Claro, el acusado gozará de la presunción de inocencia, siempre que no existan tales pruebas que acrediten lo contrario.

 

Recurso de Casación

¿Puede proceder casación en aplicación de in dubio pro reo? Sí, pero bajo ciertas condiciones.

Si un Tribunal decide la causa de un acusado, incriminándole aún pese a la existencia de dudas. Solo en este caso el condenado podrá acceder por recurso de casación al amparo.

 ¿Por qué? Por supuesto, se ha violado un mandato, el Juez ha decidido desfavorablemente sin tomar en cuenta el principio in dubio pro reo.

(Sentencia del Tribunal Supremo 15 de enero de 2004, 917/2007, de 8 de noviembre de 2007, y Auto 1234/2007, de 26 de junio).

Pero, si se le ha condenado con base a pruebas válidas, no tendrá lugar la aplicación del principio.

Algunos criterios Jurisprudenciales

Podemos encontrar en la doctrina del Tribunal Constitucional que se afirma su no trascendencia. Al menos, no de la misma magnitud que se confiere al principio de presunción de inocencia.

Por lo dicho anteriormente, en cuanto al presupuesto de aplicación del principio, es necesario que exista una duda racional sobre la concurrencia real de los elementos del tipo penal.

Además, el mismo Tribunal declara lo siguiente:

  • La no correspondencia de revisión de valoración de pruebas sobre las cuales un juez ya se ha convencido íntimamente. (Art. 117.3 de la Constitución, en relación a uno de los controles que se atribuye a los Jueces ordinarios.)
  • Tiene control sobre la razonabilidad del discurso que vincula la actividad probatoria al relato fáctico.
  • El recurso de amparo no es un recurso de Apelación.
  • El Tribunal Constitucional no es una tercera Instancia.

(Sentencia de dicho Tribunal 137/2005, de 23 de mayo).

¿Dónde actúa el principio in dubio pro  reo?

La Sentencia del indicado Tribunal 1425/2005, de 5 de diciembre, describe las fases en que operan particularmente el principio de presunción de inocencia y el principio in dubio pro reo:

Fase objetiva

Es el momento en que tiene lugar la constatación de existencia o no de verdaderas pruebas. Tiene a su vez dos operaciones:

  1. Precisión de las correctas diligencias probatorias donde se han adoptado y observado las garantías procesales básicas”
  2. Precisión de las diligencias suponen o aportan de forma objetiva los elementos incriminatorios o de cargo.

Fase Subjetiva

  • Valoración del resultado o contenido integral de la prueba. En ello, se observa, analiza y pondera sobre los diversos elementos probatorios.

Aquí es crucial el elemento de libre conciencia del Juez. Es el momento donde, según lo alegado y probado se convencerá o no de los hechos.

Principio in dubio pro reo Vs Presunción de Inocencia

Es observable y se entiende, que pueda dar lugar a confusiones la aplicación de estos principios. Por ello, destacaremos algunos criterios que ha dejado la doctrina de la jurisprudencia.

Es posible diferenciar estos principios en cuanto a los marcos procesales en que se desenvuelven:

Carga probatoria

La presunción de inocencia es un principio que protege al sujeto desde el comienzo. ¿Qué implicaciones tiene? Este principio reza que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Para ello se exige necesariamente una actividad probatoria que implique la contradicción de la inocencia del acusado.

Valoración de la prueba

Aquí es cuando viene a ser útil y aplicable el in dubio pro reo, porque una vez se ha contrariado la inocencia del sujeto, esas pruebas deberán ser determinantemente incriminatorias. En otras palabras, el principio in dubio pro reo, procede necesariamente de forma posterior a la carga de pruebas.

Las Diferencias

Se diferencia aquí, que la presunción de inocencia se considera como un derecho constitucional, que ampara directamente al acusado al violarse.  Un ejemplo sería que condenen de pena de prisión a una persona sin ninguna prueba o que las mismas sean inválidas.

En cambio, el principio in dubio pro reo es una norma de carácter procesal e instrumental que insta al Juez a decidir favorablemente al acusado. Por ejemplo, que existan ciertas pruebas promovidas, pero no se relacionan directamente al acusado.

 

Conclusiones

En un Juicio es encarecidamente necesario seguir los principios que recoge la Constitución Española y las leyes de Enjuiciamiento. Por ello, tanto el principio de inocencia como el principio in dubio pro reo figuran como protecciones jurídicas al proceso y especialmente al sujeto, pues debe asegurarse el Estado de resolver de forma justa.

Es así como, el primero es considerado un derecho fundamental, garantía procesal, recurrible por vía de amparo.

El principio in dubio pro reo es una exigencia de carácter subjetivo pues se dirige a la persona del Juez y refiere a su convencimiento en la valoración.