Qué es el Recurso de Alzada

El recurso de alzada es un recurso de carácter administrativo a través del cual se busca que un órgano administrativo revise un acto dictado por otro órgano dependiente jerárquicamente de él, buscando que enmiende conforme a derecho el acto del órgano inferior.

Para la interposición de dicho recurso de alzada, no es imprescindible ni necesaria la representación de Abogado ni Procurador, al tratarse de un recurso que se interpone dentro de la vía administrativa y no jurisdiccional.

Sin embargo, si es conveniente su intervención, ya que de este recurso dependerá una resolución, que con carácter general, va a poner fin a la vía administrativa, para el posterior recurso de reposición o acudir a la vía judicial, siguiendo toda la estructura del régimen jurídico correspondiente.

Requisitos 

  1. Que se interponga contra resoluciones y actos de trámite que no pongan fin a la vía administrativa.
  2. Que se interponga en el plazo legalmente establecido.

Datos que debe contener

En el escrito de interposición del recurso de alzada deben constar los siguientes datos:

  1. Nombre y apellidos del recurrente, así como la identificación personal del mismo.
  2. El acto que se recurre y la razón de su impugnación.
  3. Lugar, fecha, firma del recurrente, identificación del medio y, en su caso, del lugar que se señale a efectos de notificaciones.
  4. Órgano, centro o unidad administrativa al que se dirige.
  5. Las demás particularidades exigidas, en su caso, por las disposiciones específicas.

¿A quién va dirigido?

El recurso de alzada podrá interponerse ante el órgano que dictó el acto que se impugna o ante el competente para resolverlo.

Los Tribunales y órganos de selección del personal al servicio de las Administraciones Públicas y cualesquiera otros que, en el seno de éstas, actúen con autonomía funcional, se considerarán dependientes del órgano al que estén adscritos o, en su defecto, del que haya nombrado al presidente de los mismos.

El recurso de alzada se podrá presentar en cualquiera de los registros de la Administración General del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades Locales firmantes del Convenio de Ventanilla Única o por correo administrativo (Oficinas de Correos).

Plazos para el recurso de alzada

El plazo para interponer el recurso de alzada será de un mes si el acto es expreso.

Si no fuese el caso, el solicitante podrá interponerlo en cualquier momento a partir del día siguiente a aquel en que se produzcan los efectos del silencio administrativo.

El plazo para dictar y notificar la resolución será de tres meses, si transcurren esos tres meses sin resolución, se podrá entender desestimado, salvo en el supuesto previsto en el artículo 24.1, que se entenderá estimatorio.

Tras la resolución del recurso no puede haber ningún otro recurso administrativo, salvo recurso extraordinario de revisión por alguno de los motivos expuestos en la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas:

  • Que al dictarlos se hubiera incurrido en error de hecho, que resulte de los propios documentos incorporados al expediente.
  • Que aparezcan documentos de valor esencial para la resolución del asunto que, aunque sean posteriores, evidencien el error de la resolución recurrida.
  • Que en la resolución hayan influido esencialmente documentos o testimonios declarados falsos por sentencia judicial firme, anterior o posterior a aquella resolución.
  • Que la resolución se hubiese dictado como consecuencia de prevaricación, cohecho, violencia, maquinación fraudulenta u otra conducta punible y se haya declarado así en virtud de sentencia judicial firme.