Todo sobre la Acción Redhibitoria

¿Para qué sirve la acción redhibitoria? Muchas veces nos hemos encontramos ante la situación de comprar un producto dañado, incluso más allá de su apariencia. Al percatarnos de ello no sabemos exactamente qué hacer. Más cuando se trata de un contrato formalizado. ¿Será que ya no hay posibilidades de sanear el daño?, ¿No hay más nada que hacer?

 Te invitamos a que leas este artículo y descubras todo un mundo de posibilidades que te servirán para lograr satisfacer todas tus necesidades y salvarte de quedar con un producto u objeto que más que soluciones te traiga problemas.

abogade_es_acción_redhibitoria

Acción Redhibitoria

Es una acción que sirve para el saneamiento de los vicios ocultos y los daños sufridos por la celebración de un contrato.

¿De qué manera funciona?

Una vez el comprador tiene la posesión de la cosa comprada y se da cuenta que tiene daños. Aunque estos no sean visibles en la celebración del contrato, estos pueden hacer, o que disminuye su valor, puede ejercer dicha acción.

En el diccionario jurídico Consultor Magno de Mabel Goldstein se define a la acción redhibitoria como:

“Acción que puede ejercer el adquiriente a título oneroso de una cosa, para pedir se declare rescindida la operación con motivo de sus vicios o defectos ocultos (…).”

En este sentido nos encontramos con dos supuestos:

  1. Una cosa con vicios ocultos que desconocía hasta el propio vendedor.
  2. Una cosa con vicios ocultos, que el vendedor con conocimiento de dichos defectos decide venderlo como si estuviese en perfecto estado.

En el supuesto (1) el comprador puede exigir, al vendedor la resolución del contrato. Así quedando las circunstancias tal y como estaban antes de su celebración. Es decir, que la cosa vendida vuelve a manos del vendedor y este debe pagarle al comprador el precio que este último pagó por la cosa.

Además el comprador también tiene la opción de quedarse con la cosa y solo pedir la rebaja del precio del costo de la cosa, por los daños que se hicieron evidentes luego.

En el supuesto (2) nos encontramos en una circunstancia en donde el vendedor actúa de mala fe. Por ello, siguen vigentes las dos opciones anteriormente explicadas y además el vendedor puede iniciar una demanda de daños y perjuicios acaecido por los vicios ocultos de la cosa.

A tenor de lo dispuestos podríamos decir que existen distintas modalidades de la acción redhibitoria:

Como acción resolutoria

Es aquella que solicita la rescisión del contrato. Es decir, que la cosa vuelva a su antiguo dueño y que se indemnice al comprador por el costo de la cosa viciada o defectuosa.

Como acción estimatoria

Esta hace que el precio de la cosa disminuya.  Sin embargo, se devuelve solo una parte del dinero correspondiente a los vicios encontrados en la cosa.

El contrato no se rescinde, sino que más bien solo se modifica el precio de la cosa. Se toma en consideración cuestiones estimatorias de equidad y de justicia.

Requisitos de la Acción Redhibitoria

  1. La existencia de un vicio oculto. Es importante señalar que si el vicio era evidente entonces no habría cabida a la acción redhibitoria
  2. El comprador debe probar el vicio en la cosa. Además este vicio ha de ser preexistente a la venta. Debes demostrar que desde que el comprador te entrego la cosa ya estaba viciada.
  3. Que el vicio de la cosa se grave, es decir que la haga inservible o disminuya notablemente el valor de la cosa.

Plazo para ejercer la acción

El plazo en el que podrás intentar la acción, caduca a los seis meses según el artículo 1.484 del código civil. En contratos mercantiles la acción redhibitoria caduca a los 30 días luego de haber celebrado el contrato.

Jurisprudencia

De acuerdo a La jurisprudencia de la Sala Primera, de lo Civil, del Tribunal Supremo, se han dejado algunos planteamientos.

Primero, que la norma de acción redhibitoria no es de posible aplicación al tratarse de la reparación de vicios ocultos devenidos del cumplimiento defectuoso de obligaciones contractualmente asumidas. (Todo según las Sentencias de 1 de julio de 1947, 23 de junio de 1965 y 21 de octubre de 1985).

Luego, el 17 de julio de 1987 el Tribunal Supremo sentenció una nueva interpretación. Afirma que no existe incompatibilidad entre las acciones generales de los artículos 1101, en relación con el 1103, y el 1104 y 1124, con las… llamadas edilicias, de los artículos 1484 a 1486 y 1490, y finalmente, con las otorgadas por el 1591 del Código Civil…” (Opinión asentada desde las sentencias de 3 de febrero y 30 de diciembre de 1986)