Todo sobre la tercería de dominio

La tercería de dominio es aquella donde, como su nombre indica, un tercero hace reclamo de pertenencia sobre un bien. Estos casos se presentan específicamente en procedimientos judiciales como, por ejemplo, actos ejecutivos de embargo de un bien en cuestión. Resulta entonces, como una situación incidental, donde viene a investigarse sobre las implicaciones que tengan terceros en el proceso, por tener algún derecho que les liga al bien.

En este artículo te explicamos todo lo necesario para entender sobre este procedimiento.

Tercería de dominio

Para empezar, te explicamos en qué consiste una tercería. Simple, se trata de la participación de un sujeto distinto de las partes principales en un determinado juicio. Es decir, unos sujetos tienen un litigio sobre un bien y resulta que otra persona también tiene un derecho sobre el mismo bien.

En consecuencia, habrá que determinar quién tiene el dominio o propiedad, entre otros aspectos que resuelvan lo que debe hacerse respecto al bien sin desconocer los derechos preferenciales.

Tipos de tercerías

  • Tercería de dominio: en esta, como hemos mencionado, se trata de a quién pertenece el bien. Se configura por la propiedad.
  • Posesión: Se trata de quien lleve el bien consigo, aunque no se trate necesariamente del propietario. Es un detentador del bien.
  • Pago: Lo que le interesa a este tercero es que le imputen el pago por una determinada acreencia. Persigue esencialmente la liquidez del valor del bien para satisfacer su pago de manera privilegiada.
  • Prelación: Le interesa que le paguen preferencialmente a cualquier otro acreedor. Es decir, que le imputen el pago antes de cualquier otro.
  • Mejor derecho: Esta se relaciona con las dos anteriores en cuanto a que, si un tercero alega tener el mejor derecho que las partes que inicialmente integran el juicio, pueden impedir que se embargue o bien quedarse con el precio de la venta. (Un ejemplo de este mejo derecho es el de los acreedores hipotecarios frente a los quirografarios)

Abogade_tipos_de_tercería_casas_colindantes

Partes

  1. Tercerista o sujeto activo. Quien demanda ha de ser una persona distinta de las partes principales del juicio en curso respecto a un bien. Además de ello debe tener un derecho legítimo sobre el bien en litigio. Es decir, no basta que sea un tercero, debe estar calificado como lo que se conoce interés legítimo.

Legitimación de la tercería de dominio

Según el artículo 595.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil es reconocida a “quien, sin ser parte en la ejecución, afirme ser dueño de un bien embargado como perteneciente al ejecutado y que no ha adquirido de éste una vez trabado el embargo”.

No se limita al propietario sino a todo aquel que tenga derecho de oponerse a la ejecución del bien. (artículo 595.2)

“quienes sean titulares de derechos que, por disposición legal expresa, puedan oponerse al embargo o a la realización forzosa de uno o varios bienes embargados como pertenecientes al ejecutado”.

  1. El acreedor o sujeto pasivo. Es el acreedor que actúa como propietario del bien en el juicio antes de la intervención del tercero. Es quien manda a ejecutar el embargo por alegar tener tal derecho. En este caso el tercero va en su contra pues le interesa demostrar que su derecho es preferente al de aquel.
  2. El deudor, segundo sujeto pasivo. A partir de la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 se introdujeron cambios en nuestro Derecho respecto a la posición del sujeto de la siguiente forma:

En primer lugar:

Por el artículo 600 1º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, sólo el acreedor ejecutante por ser la única persona que puede resultar afectada, al poderse ver privado del producto de lo que se obtuviese de la realización del bien embargado.

En segundo lugar:

  • De manera obligatoria según artículo 600.1º de la Ley de Enjuiciamiento: Cuando los bienes motivo de embargo han sido designados por él.
  • Potestativamente. Según el artículo 600.2º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se le concede la intervención con los mismos derechos procesales que le conceden a los terceros.

Por la Reforma de la Ley 13/2009 existe la obligación de notificar a este deudor para su intervención como le convenga.

Abogade_tercería_de_dominio_demanda_inmueble

Procedimiento

Demanda de tercería de dominio

  • Se ordena de acuerdo al artículo 595.1 LEC, que se inicie así:
  • Demanda escrita.
  • Aporte de elementos de convicción (probatorios) por escrito.
  • Titularidad anterior al embargo o acreditación de derecho de oposición.

Lo que se exige aquí es una acreditación de la pretensión verídica respecto al dominio del bien, no necesariamente una prueba plena. Sin embargo, posteriormente y como es obvio, se analizará a fondo la suficiencia para la resolución del conflicto.

Plazos

Para interponer la demanda, será posible desde el embargo, aún si es preventivo. Según el apartado 1 del artículo 596 que: “la tercería de dominio podrá interponerse desde que se haya embargado el bien o bienes a que se refiera, aunque el embargo sea preventivo”

Según la doctrina, el embargo se perfecciona desde la afectación de los bienes. Es decir, cuando se acuerde y conste que tales sean objetivo de embargo como garantía. La constancia puede darse por resolución judicial o descripción en acta de diligencia de embargo.

Limitación:

Hasta que se produzca la transmisión del bien al acreedor o a un tercero en subasta pública. Claro está, que se haga en parámetros legales.

Competencia y Sustanciación

“Artículo 599. Competencia y sustanciación.

La tercería de dominio, que habrá de interponerse ante el Secretario judicial responsable de la ejecución, se resolverá por el tribunal que dictó la orden general y despacho de la misma y se sustanciará por los trámites previstos para el juicio verbal.”

Especialidades de la tercería de dominio

Existe la facultad judicial de exigir una caución condicional a la suspensión de la ejecución del embargo. Así también el tribunal queda libre de fijar la cuantía de esta caución.

Motivo de la caución

Se levantaría en razón de proteger al acreedor ante el tercerista, quien podrá responder por daños y perjuicios causados.

La falta de contestación se considera admisión de los hechos. Mas en este caso, deben dejar de contestar tanto el acreedor ejecutante como el deudor ejecutado para calificarse la admisión. (artículo 600 Ley de Enjuiciamiento Civil).

Se resuelve por medio de auto, en vez de sentencia. Por ello se considera una incidencia dentro de un proceso principal. Y por ello aún se niega la autonomía de esta pretensión. (artículo 603 LEC)

Tercería_de_dominio_caución

Efectos de la tercería de dominio

Por la admisión de la demanda:

  • Suspende los efectos de la ejecución del embargo, sin el menoscabo de la facultad. Es decir, se resguarda o mantiene el bien, mas no eliminan la posibilidad de tomar dichas medidas u otras de garantía. (Conforme al artículo 598.1 y 598.3)
  • La mejora del embargo. La puede practicar el “Letrado” (Secretario) mediante decreto y a instancia de parte. La finalidad de ello sería proteger la certidumbre de la ejecución del bien para satisfacción del pago.

Efecto preclusivo.

Artículo 597 de la Ley de Enjuiciamiento Civil: La prohibición de segunda o ulterior tercería sobre los mismos bienes fundada en títulos o derechos que poseyera el que la interponga al tiempo de formular la primera. Con ello, se busca evitar abusos de múltiples y sucesivas tercerías.

El tercerista debe interponer todas sus pretensiones de alzamiento de embargo respecto al mismo bien. De lo contrario, las que pudo alegar y no alegó son inadmisibles.

Efectos de resolución de la tercería de dominio

Lo que se propone con la demanda de tercería de dominio es la decisión respecto al mantenimiento del embargo del bien o su alza.

Pretensión desestimada: Se procede a la ejecución forzosa del bien en embargo. El ejecutado puede solicitar la reducción de la mejora de embargo si se otorgó por causa del tercerista.

Pretensión estimada: Se alza el embargo del bien extinguiendo las medidas de garantía acordadas. No obstante, no es el fin de las posibilidades para el ejecutante para presentar acciones. Puesto a que:

  • No se alcanzan efectos jurídico-materiales con la resolución de este procedimiento.
  • Pueden en consecuencia debatirse respecto a la titularidad del bien.
  • El Tribunal no queda vinculado a lo resuelto.

¿Qué puede hacer el ejecutante?

Puede promoverse aún un proceso declarativo que reintegre el patrimonio aquellos bienes que sirvieron de protección de su crédito.